Home Análisis La ruta de Peña: Una columna de Manuel Bartlett
La ruta de Peña: Una columna de Manuel Bartlett

La ruta de Peña: Una columna de Manuel Bartlett

1

Se define la ideología de Peña Nieto. Dos ejemplos: El Pacto y el Encuentro con Organismos Internacionales. La presentación del Pacto, como “consenso de las principales fuerzas políticas”, teniendo como figura central a Peña Nieto, es en realidad acuerdo cocinado en secreto con el PAN y el PRI aliados de antaño y una corriente del PRD, no lo integra López Obrador, segunda fuerza política nacional, pecata minuta que ignora la propaganda. Noventa y cinco compromisos son administrativos, sesenta y tres pasarán por el Congreso. Se deslizan aspectos fundamentales como la reforma energética y la fiscal; establece un calendario al Congreso, lo regula un “Consejo Rector” con veintidós consejeros, cinco del gobierno más cinco del PRI, seis del PAN y seis del PRD. Presentado el Consejo el catorce de enero, exhibió sus poderes: “Vigilará que no se congelen las iniciativas del Pacto, trabajará con los coordinadores parlamentarios para garantizar su procesamiento; treinta y cuatro compromisos deberán pasar antes de las elecciones del 7 de julio, afirmó Madero. El Pacto y su Consejo Rector constituyen un Supremo Poder Conservador: Impone al Congreso temas y tiempos. La difusión de esa hegemonía motivó una visita atropellada de Peña al Senado. Comida a las 4:30 al regreso del Presidente de una gira, presencia de la elite signante, había que tranquilizar. A puerta cerrada, con gran difusión del motivo de la reunión: “el Pacto no sustituye al Congreso”.Aclaración impertinente y falsa, sí sustituye al Congreso, su mecanismo lo garantiza, así ocurrió en el Primer Periodo de Sesiones, aprobaron “compromisos” sin discusión, votaron sumisamente, salvo excepciones. El Pacto no contiene compromisos progresistas, catálogo tecnocrático neoliberal que anuncia el compromiso de entregar la energía a las trasnacionales y una reforma hacendaria engañosa. Una reforma laboral destructiva y una farsa de reforma educativa constitucional consumadas. Pacto autoritario, antidemocrático, derecha variopinta, sin más sustento que la connivencia de dirigentes que han impuesto a legisladores la vergüenza de aprobar sin discusión. Anula al Congreso, elimina al debate, dejando a la opinión pública desinformada, sometida a la manipulación de los medios, expensados por el Congreso y el Ejecutivo.

Otro ejemplo: la Inauguración por Peña del “FORO MÉXICO 2013” organizado por la OCDE con participación del Banco Mundial, el BID, la CEPAL. Gurría, espetó a Peña obligaciones ineludibles; el “atraso de México es considerable”, se felicita de que sus recomendaciones estén incluidas en el Pacto por México; entrega un documento: “Hacerlo Bien: Agenda para las Reformas de México”. Catorce recomendaciones, muchas ligadas a los compromisos del Pacto. Expresa recomendaciones neoliberales: como cambiar el régimen financiero de la energía, eliminación de barreras para la inversión europea y  reformas educativa y laboralaprobadas por el Congreso sin discusión. El Presidente del BID felicitó a Peña por el Pacto por México y demandando sus conocidas recetas; el Banco Mundial también reconoce el Pacto, “resultado de una voluntad política ejemplar”, recomienda un nuevo marco institucional que promueva la “eficiencia energética”; la CEPAL también felicita, pero recuerda que México es brutalmente desigual. Peña después de escuchar las participaciones, deja a un lado su discurso y afirma contundente estar de acuerdo con lo planteado, “no por ser imposición o receta”, aclaración en realidad aquiescencia.

Peña acepta la rectoría de estos Organismos que han impuesto la situación de pobreza y dependencia que padecemos, instrumentos de los intereses transnacionales, tenaces exigentes de privatizaciones y aperturas. La OCDE cuyas recetas acepta, es un organismo denunciado como instrumento de la “demolición social”. El Pacto y las propuestas de los Organismos coinciden, Peña exhibe su apego a la política neoliberal antinacional. Esa es la ruta de Peña.

Notas relacionadas:

Comment(1)

  1. El Senado que debía ser ejemplo de imparcialidad,integridad, inteligencia e independencia, con el Pacto por México,mostró ser institucionalmente imperfecto para asegurar un ilustrado patriotismo en las cuestiones de la más alta importancia sometidas a su consideración.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *