Home Análisis Mentiras: Una columna de Manuel Bartlett
Mentiras: Una columna de Manuel Bartlett

Mentiras: Una columna de Manuel Bartlett

0

MENTIRAS

“Ellos vienen”(profecía de la conquista: Quetzalcóatl) posicionan sus voceros en medios de comunicación; activan sus centros ideológicos; realizan foros, ITAM con la Woodrow Wilson, Banco Mundial; el “Pacto por México” mediante compromisos velados pero inequívocos, suscrito por las “principales partidos” ejemplar consenso según los organismos internacionales, aquellos que exigen privatizaciones; la CEPAL, el Presidente del Parlamento Europeo. Preparación para abrir nuestro territorio a la explotación de hidrocarburos a las transnacionales petroleras. Pero lo niegan y al negarlo torpemente se denuncian.

Idéntica estrategia de la Reforma Energética del 2008, que facultó inconstitucionalmente a PEMEX para transferir a privados, mediante contratos,  todas sus funciones, sembrando en todas las zonas petroleras, operadores extranjeros. Pese a ser presencia pública, siguen negando la privatización y extranjerización, que el duopolio televisivo, cubrió, desinformando. Fraude a la Nación impuesto por Calderón, PAN, PRI y PRD. Van ahora a la penetración territorial, Peña Nieto asume el mismo proyecto, diseñado igualmente desde Houston, con su experiencia mundial para vencer obstáculos e introducir a las gigantes petroleras a la extracción de reservas nacionales.

“Ellos vienen”; impidamos que sorprendan en la negación el avance sinuoso hasta el golpe devastador, confiados en mayorías sumisas, cooptadas en el Congreso y Partidos obedientes a la voz del amo en turno. Urge denunciar a tiempo, crear consciencia, explicar lo que embrollan, advertir efectos destructivos que ocultan con embustes.

En el Senado de la República se llevó a cabo el foro “Política Energética para el Desarrollo Soberano de México”, el lunes 11, el Canal del Congreso lo difundió esa noche. Se sustentaron ahí las razones contra la apertura de la explotación petrolera. Pese a ser tema determinante, no captó la atención del duopolio televisivo, sólo tres diarios lo comentaron. Era de esperarse, así ocurrió con la Reforma Energética del 2008. Pero ahí está, en youtube y en www.dominiociudadano.org. Invitamos a partidos, funcionarios, expertos, a debatir los temas, sin escudarse en clichés de la derecha: “dogmas”, “nacionalismo trasnochado”, “arcaísmos”, “alharaca ideológica”. Conminamos a Peña Nieto a explicitar su proyecto, obligación democrática. No al golpismo legislativo.

En cuatro capítulos se analizó el tema energético: La política energética y la soberanía, estudio de Rosío Vargas, demostrando la determinación de nuestra política energética, por la seguridad energética de E.U. no por la seguridad energética de México. En el mito a los subsidios a los combustibles, Heberto Barrios demuestra que los gasolinazos  son impuestos disfrazados. Gonzalo Núñez, en La política energética para la reconstrucción económica y social de México, denuncia la explotación irracional: entre 2000 y 2012 se exportó la mitad de nuestra reserva, recaudando 1,048 miles de millones de dólares, destinando 458 para la operación de PEMEX y 176, el 30%, para pagar a empresas extranjeras. La cancelación de la petroquímica, la absurda importación de petrolíferos, se requiere un nuevo régimen petrolero, apuntó. Javier Jiménez Espriu define criterios y propuestas para una reforma política energética de Estado, en 15 puntos, todo un programa a partir del respeto a la Constitución, y el interés nacional, objetivo único de la estrategia de energía. Alberto Montoya en El Pacto con los mexicanos, no con las transnacionales, analiza sus Compromisos, demostrando inequívocamente su propuesta privatizadora. Enumera declaraciones de Peña Nieto con fechas y lugares, en las que anuncia su proyecto de permitir la inversión privada en la explotación de nuestros hidrocarburos, ofertado a extranjeros. Miente por tanto, cuando afirma que “hay quienes pretenden engañar a la sociedad y quieren afirmar que la propuesta… es para privatizar… Nadie, nunca siquiera ha referido o ha citado la expresión de privatizar”. Sabe que el pueblo lo rechaza y pretende hacerlo sin decirlo.

Notas relacionadas:

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *