Home Análisis De Peñalandia a los desastres económicos y naturales Una columna de Jenaro Villamil
De Peñalandia a los desastres económicos y naturales  Una columna de Jenaro Villamil

De Peñalandia a los desastres económicos y naturales Una columna de Jenaro Villamil

0

El 2 de diciembre de 2013, cuando Enrique Peña Nieto cumpla su primer año al frente del Ejecutivo Federal, la realidad estará muy lejos de las promesas y expectativas despertadas con el arranque espectacular de la firma del Pacto por México, con la proyección de 3.1 por ciento de crecimiento económico, con la promesa de crear medio millón de empleos, con el compromiso de combatir a los monopolios (Televisa y Telmex dixit) y una intensa campaña en medios internacionales promovida desde Los Pinos para vender esta coyuntura como el Mexican Moment.

“¿Qué país se convertirá en la potencia económica más dominante en el siglo 21? Ahora tengo la respuesta: México”, escribió el columnista Thomas L. Friedman en The New York Times, al tiempo que los medios financieros como The Financial Times, The Wall Street Journal daban por hecho que Peña Nieto cumpliría con su compromiso de abrir la inversión extranjera en áreas tan delicadas como Petróleos Mexicanos, telecomunicaciones y energía eléctrica.

México “vuelve a estar de moda”, presumían los promotores del optimismo instantáneo. En las telenovelas se promovía la inversión extranjera. En los noticiarios se construía el consenso optimista. Hasta abril de 2013 todo parecía viento en popa: se sacaron adelante las reformas constitucionales en materia laboral, educativa (en esencia, una reforma antisindical), y de telecomunicaciones y radiodifusión que quedó atenazada a una reforma secundaria.

Se detuvo a la lideresa magisterial Elba Esther Gordillo en un golpe de impacto equivalente al quinazo del arranque del sexenio salinista, se lanzó la Cruzada contra el Hambre y se invirtieron más de 186 millones de pesos para promover intensamente en medios masivos las bondades de las reformas educativas y de una reforma energética que se formalizó como iniciativa en agosto de 2013.

Ese era el momento de Peñalandia. El conflicto poselectoral se diluyó en la firma de las dirigencias nacionales del PRD y del PAN –los dos polos opositores– a un acuerdo cupular con el Ejecutivo federal y el PRI para arrancar una ambiciosa agenda de más de 100 reformas, de las cuales sólo se han cumplido 5, a nivel legislativo.

El retorno del PRI a la presidencia de la República despertó en muchos, ilusiones de eficacia frente al desastre del calderonismo y la “docena trágica” panista, como le llamaron algunos a la alternancia de 2000-2012. Se iba a distender la “guerra contra el narco”, se prometió una gendarmería nacional, se vislumbraba una manera distinta de afrontar el problema del crimen organizado.

Retornaban los que “sí saben cómo gobernar”, aunque la larga y documentada tradición de corrupción e impunidad en el Grupo Atlacomulco, la cuna política del peñismo, ponía todo en tela de duda. A pesar de eso, el 2 de diciembre del 2012, Peña Nieto anunció una rimbombante Comisión Nacional Anticorrupción que quedó en eso. El tema se fue diluyendo y en un año ya nadie del entorno gubernamental lo menciona.

Los nubarrones y las tormentas

Sin embargo, a menos de la mitad de su primer año de gobierno el peñismo ya comenzaba a mostrar el rostro de un paraíso sobrevendido. Entre agosto y octubre de 2013 se juntaron una serie de acontecimientos que mostraron la otra cara de Peñalandia:

– La misma Secretaría de Hacienda disminuyó sus expectativas de crecimiento económico. Del 3.1 se bajó a 1.8, pero ahora, la misma dependencia, Banxico y la OCDE prevén una tasa menor a 1.2 por ciento de crecimiento. Le llaman “desaceleración” para no asumir que estamos en la antesala de una recesión

– El escándalo del subejercicio en el gasto corriente de la administración federal comenzó a documentarse de manera clara. En un año ningún proyecto de inversión de largo alcance se concretó. Ni en obras de infraestructura, ni en proyectos de empleo ni de crédito.

– Las movilizaciones de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) agarraron a los gobiernos federal y capitalino sin capacidad de respuesta, más que el linchamiento mediático (consentido y alentado por las televisoras). El primer gran conflicto social de las reformas peñistas surgió sin capacidad de negociación y frente a una disidencia magisterial que se menospreció, se intentó corromper y se hostigó como si fuera un asunto de vialidades.

– Del gran “momento” mediático del uso de la fuerza pública federal y capitalina en el desalojo de la CNTE del Zócalo capitalino, el viernes 13 de septiembre, se pasó a las secuelas devastadoras de las tormentas simultáneas Ingrid y Manuel que demostraron una incapacidad de respuesta anticipada de los gobiernos estatales y federal. Peña Nieto convirtió las tragedias en plataformas mediáticas, pero no se pudo ocultar lo que los desastres naturales sacaron a flote: el desastre político de la corrupción y la ausencia de políticas de protección civil.

– La reforma energética, sobrevendida con antelación a nivel de spots, discursos, se desinfló frente a dos frentes conflictivos: el condicionamiento del PAN a sacar una reforma política-electoral; y el condicionamiento del PRD para apoyar una polémica reforma fiscal, siempre y cuando se pospusiera la petrolera. Entrampados en la arena reformista, el Pacto por México dejó de ser la maquinaria metalegislativa que procesaba y sacaba fast track las reformas.

– A finales de noviembre, no está claro si en 2013 se completarán los ciclos de las reformas constitucionales de telecomunicaciones (el 9 de diciembre se vence el plazo para tener la legislación secundaria, la convocatoria del IFT a nuevas cadenas de televisión digital y las declaratorias de dominancia, entre otras), mientras que las reformas política y energética se entramparon entre sí.

– En el terreno de la inseguridad y la violencia, el nuevo brote de enfrentamientos en Michoacán, Guerrero y Tamaulipas reveló que no se había modificado en nada la guerra entre cárteles y que surgían un nuevo actor social en el escenario de la violencia: los grupos de autodefensa y las policías comunitarias. Tan sólo en Michoacán hay formalmente reconocidos 19 grupos de autodefensa, mientras se calcula que en 47 de los 113 municipios de la entidad han proliferado los guardias blancas, los organismos de vigilancia ciudadana.

– La disminución de la violencia promovida por el secretario de Gobernación en sus discursos no ha modificado ni la percepción ni la realidad. De los 4 mil homicidios menos, según Segob, se ha documentado, tan sólo entre enero y octubre de 2013, 17 mil 86 averiguaciones previas sobre homicidios dolosos, producto del crimen organizado.

– Golpes espectaculares como la detención del Z-40 y de otros líderes de bandas criminales quedaron opacadas con la liberación vía amparo del capo histórico Rafael Caro Quintero, cuyo paradero se desconoce desde agosto. Y la extensión de los negocios y redes políticas del capo más poderoso, Joaquín El Chapo Guzmán, se mantiene intocable.

Bienvenidos a la realidad, suelen decir los hechos contrastantes con el optimismo desbordado de un primer año sin un logro claro y contundente del retorno del PRI a la presidencia de la República.

Para un grupo político que ha basado su ascenso al poder en el manejo mediático, las expectativas y las percepciones favorables construidas con publicidad y encuestas, el primer año ya cobró factura del descenso en los índices favorables, incluso entre las propias empresas que forman parte de la maquinaria demoscópica.

El 19 de noviembre, la empresa Buendía-Laredo, contratada por El Universal publicó que el índice de aprobación del gobierno de Peña Nieto bajó de 56 por ciento en febrero de 2013 a 50 por ciento en octubre, al tiempo que la desaprobación creció de 29 a 37 por ciento. El dato revelador del sondeo reveló que sólo el 33 por ciento de los encuestados opina que el país va por buen camino frente al 40 por ciento que opina lo contrario.

En octubre, la Encuesta Nacional de Seguridad Pública demostró que el 68 por ciento de la población considera insegura su ciudad y sólo el 31.7 por ciento la considera segura.

De 266 promesas de campaña realizadas por Peña Nieto, sólo se han cumplido 4, según un seguimiento del 18 de noviembre de Pulso Ciudadano.

Y del gran apoyo generado en la opinión pública tras la detención de Elba Esther Gordillo, y la Cruzada Nacional contra el Hambre, promovidos como los dos mayores logros de los primeros 100 días de gobierno, las encuestas indican una creciente preocupación por la falta de empleo, la baja en el crecimiento económico y la falta de recursos desde la administración pública.

Tras un año de gobierno, no queda claro quién ha resultado el sector más favorecido por la administración peñista. La reforma fiscal lo enfrentó con la cúpula empresarial, con los empresarios pequeños, grandes y pequeños en la frontera, con el sector agropecuario. La reforma de telecomunicaciones se quedó a medio camino, mientras el gobierno ha renovado su pacto con el poder mediático.

En la reciente 55 de la semana de la Cámara Nacional de la Industria de la Radio y la Televisión, Peña Nieto prometió y se comprometió a continuar con los apoyos a un sector que esperó hasta dónde llegaría su reforma.

“Seguiremos respaldando a la radio y la televisión mexicanas, porque son una importante industria que emplea a miles de personas, constituyen, sin duda, el motor de la economía nacional”, afirmó Peña. Ofreció que la reforma a las leyes secundarias del sector “ofrecerá certeza jurídica”. Ya no habló de competencia, convergencia y mucho menos de combatir monopolios.

Al mejor estilo de las viejas pasarelas de los concesionarios con el primer mandatario, el presidente en turno de la CIRT, Tritán Canales, hizo un recuento triunfal de los logros reformistas del peñismo. No hubo reclamos públicos. No hubo exigencias claras. Se renovó el viejo pacto, quizá el más importante que mantendrá el gobierno federal con su principal aliado: el poder mediático.

 

Notas relacionadas:

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *