Home Notas Siqueiros
Siqueiros

Siqueiros

0

José de Jesús Alfaro Siqueiros, mejor conocido como David Alfaro Siqueiros, es considerado en la actualidad uno de los máximos exponentes del muralismo mexicano. Nació en la Ciudad de México el 29 de diciembre de 1896 y murió en Cuernavaca el 6 de enero de 1974; fue sepultado en la Rotonda de los Hombres Ilustres.

En 1911 ingresó a la Escuela Nacional Preparatoria y por las noches asistía a la Academia de San Carlos.

Durante sus viajes a Europa en 1919, absorbió la influencia del cubismo, sobre todo de la obra de Cézanne. Fue en el Viejo Continente donde conoció a Diego Rivera, con quien viajó por Italia estudiando a los grandes exponentes del Renacimiento.

El artista volvió a México en 1922 para plasmar su arte y dar inicio a una carrera legendaria en el muralismo mexicano.

Vida Política

En 1914, con apenas dieciséis años, se alistó en el ejército constitucionalista para luchar por la Revolución, una experiencia que le llevaría a descubrir “las masas trabajadoras, los obreros, campesinos, artesanos y los indígenas”.

En 1923 ayudó a fundar el Sindicato de Pintores, Escultores y Grabadores Mexicanos.

Factores como su afiliación al Partido Comunista de México, su decisiva participación en la fundación del Sindicato de artistas y de su periódico (El Machete), junto a la creciente oposición a la política oficial manifestada a través de sus artículos, hicieron que dejara de recibir encargos a partir de 1924.

En 1930, tras pasar varios meses en la cárcel por su participación en la manifestación del 1 de mayo, Siqueiros fue mandado al exilio interior en Taxco. En 1936 volvió a luchar, esta vez en la guerra civil española, al lado del ejército republicano. De 1940 a 1944 estuvo desterrado en Chile por su participación en el asesinato de Trosky y en 1960 fue encarcelado de nuevo, acusado de promover la “disolución social”.

En 1923 ayudó a fundar el Sindicato de Pintores, Escultores y Grabadores Mexicanos.

Obra

En 1922, Siqueiros regresó a la Ciudad de México para trabajar como muralista para el gobierno revolucionario de Álvaro Obregón. El entonces secretario de Educación Pública, José Vasconcelos, contrató a decenas de artistas y escritores para erigir una cultura mexicana moderna.

Siqueiros, Rivera y José Clemente Orozco trabajaron juntos con Vasconcelos. Los artistas, laborando en la Escuela Nacional Preparatoria, se dieron cuenta de que muchas de sus primeras obras carecían de la naturaleza “pública” visionada en su ideología.

En 1923, Siqueiros pintó su famoso y colosal mural Entierro de un trabajador en el hueco de la escalera del Colegio Chico. A principios de los años treinta, recién salido de la cárcel de Lecumberri, Siqueiros produjo una serie de litografías de tema político, muchas de las cuales se expusieron en los Estados Unidos. En 1932, el pintor celebró una exposición y conferencia titulada “Rectificaciones sobre el muralismo mexicano” en la galería del casino español en Taxco, México.

Legado

Polyforum Cultural Siqueiros

El 13 de julio de 1964, Siqueiros salió de la prisión y reunió un equipo de artistas nacionales e internacionales para realizar el mural que decoraría la Sala de Convenciones del Hotel Casino de la Selva, con el apoyo del empresario Manuel Suárez y Suárez.

Debido a sus dimensiones, dicho proyecto fue trasladado a la Ciudad de México para ser admirado por el mayor número de personas posibles. El mural realizó diversos viajes promocionales a Europa y Estados Unidos en compañía de Manuel Suárez y Suárez. De estas “giras”, resalta la muestra en el Grand Palais de París, Francia. Finalmente, el Polyforum Cultural Siqueiros y su mural “La Marcha de la Humanidad” fueron inaugurados el 15 de diciembre de 1971 por el Presidente Luis Echeverría Álvarez.

Hoy en día, el Polyforum Cultural Siqueiros mantiene cerradas sus puertas desde el pasado 30 de noviembre de 2013, a fin de ser sometido a un proceso de restauración integral. Esto con el fin de rehabilitar las 12 obras que se encuentran en su exterior, así como “La marcha de la humanidad”, el mural más grande del mundo con ocho mil 700 metros cuadrados de extensión.

Se tiene previsto que los trabajos arranquen en enero del 2014 en coordinación con restauradores del Centro Nacional de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble (Cencropam) del Instituto Nacional de Bellas Arte (INBA).

La Tallera

Siqueiros diseñó y calculó a la medida su trabajo “La Tallera”, un edificio donde los ejes de la construcción (la luz, las poleas y las bodegas para facilitar la movilidad de los murales) fueron determinantes para que el muralista produjera la obra de los últimos nueve años de su vida. Como un lugar de trabajo, de creación, cambiante, vivo, de obra proceso y no sólo de exhibición de piezas terminadas.

En un evento encabezado por el ex Presidente Felipe Calderón fue reinagurado este sitio, rescatado arquitectónicamente por Frida Escobedo y con museografía propuesta por Isaac Broid y Marco Barrera.

La remodelación del espacio que tomó dos años y medio, representó una inversión de cerca de 50 millones de pesos.

Fuente: El Universal.

Notas relacionadas:

DC

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *