Home Análisis Activémonos. Una columna de Ana Guevara
Activémonos. Una columna de Ana Guevara

Activémonos. Una columna de Ana Guevara

0

@AnaGabrielaGue

El día 6 de abril de cada año se celebra “El Día de la Activación Física” y el 7 de abril “El Día Mundial de la Salud”. Por ello esta columna invita a la activación y quiere informar sobre el impulso que debemos darle a la activación física para que se convierta en una política pública para todo el país. Ahí, en el informe que da el Senado en su página de Internet del trabajo de cada una de las Senadoras y de los Senadores, podrán ver que hay varias iniciativas sobre activación física. Tal vez piensen que ese tema me obsesiona, pero no, no es una obsesión; tampoco lo toco porque sea una deportista. Nada de eso, el asunto de fondo es la salud, la salud que procura el moverse.

Tristemente veo que a pesar de tanta información acerca de los daños que provoca la vida sedentaria, la vida sin movimiento; los daños por la desorientación cultural del mal comer…y las enfermedades que todo ello trae consigo, no podemos entrar como cultura a un proceso saludable que sume actividad cotidiana con una cultura saludable de la alimentación. Y sí digo que el “mal comer es una desorientación cultural” es porque el hecho de que la obesidad en nuestro país ya es un problema de salud pública; y que haya activado las alarmas tanto de los organismos no gubernamentales como del sector de salud en el mundo y es que nos encontramos frente a una cultura de muerte. ¿Creen que exagero? El sector de salud ya considera una catástrofe el que México tenga los primeros lugares de obesidad. Ya estamos viendo el incremento de la diabetes, de la hipertensión, de las enfermedades cardiovasculares todas diagnosticadas desde edad temprana, cosa que no sucedía en nuestro país hasta hace muy poco.

Llegamos muy pronto a niveles de alerta de salud y todo por el consumo de una estructura de alimentación que es nociva para el bienestar, todo esto aunado a la costumbre de no ejercitarnos cotidianamente. Incluso se prevé que se reducirá la expectativa de vida para los mexicanos por este incremento de los daños colaterales por la obesidad mórbida.

A quien veo sin mucha prisa en este mal momento de salud en el país es a los gobiernos estatales y al federal, parece que no les urge revertir el daño y la secuela de patologías.

Mientras tanto esta legislatura de senadores estamos uniéndonos por cambiar las leyes, para cambiar costumbres nocivas: este periodo tengo el propósito de cerrar con una estructura de iniciativas sobre activación física que tenga que ver con el trabajo, la escuela, el gobierno y las empresas. He visto que no se permite tomar un respiro en prolongadas horas de trabajo o que es mal visto que las personas que desean salud tengan unos momentos de permiso para desarrollar ejercicios, respiraciones, estiramientos que solamente les podrían generar salud.

A final del mes presentaré una iniciativa especial para los niños como un regalo a ellos. Estoy segura que les agradará el tener un poco más de tiempo para que después de la escuela puedan jugar, activarse y correr. Activémonos mexicanos. Dejemos esos primeros lugares en consumo de refresco y de obesidad. Mostremos al país que vamos primero en la activación física.

La próxima semana tenemos una cita.

 

 

Notas relacionadas:

DC

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *