Home Análisis Hipólito Mora, tragedia a la michoacana. Una columna de Jenaro Villamil
Hipólito Mora, tragedia a la michoacana. Una columna de Jenaro Villamil

Hipólito Mora, tragedia a la michoacana. Una columna de Jenaro Villamil

0

El 3 de enero pasado la juez Consuelo López Ramírez dictó auto de formal prisión en contra de Hipólito Mora Chávez y 26 de sus seguidores, integrantes de los cuerpos de autodefensas de Michoacán, acusándolos de homicidio calificado contra 10 de 11 personas en los enfrentamientos registrados el 16 de diciembre pasado contra seguidores de Luis Antonio Torres, El Americano.

Hipólito Mora es uno de los fundadores de los grupos de autodefensa que surgieron el 24 de febrero de 2013. Once meses después del avance de estos grupos que se enfrentaron al poder corruptor del cártel de Los Caballeros Templarios, el gobierno federal designó a Alfredo Castillo Cervantes.

Los vaivenes de Hipólito Mora, como los del doctor José Manuel Mireles, responden al grado de extrema vulnerabilidad existente en Michoacán. En esta entidad, el único intocable, hasta ahora, es Servando Gómez La Tuta y sus sicarios.

La formal prisión contra Hipólito Mora se vincula con toda una serie de medidas adoptadas por el comisionado para castigar y proteger, con criterios muy discrecionales, a los fundadores de los grupos de autodefensa. Al doctor José Manuel Mireles se le encarceló y hay al menos 240 autodefensas, dos mujeres entre ellas, cuyos derechos humanos se han violado sistemáticamente.

Legisladores de oposición impulsaron en el Senado una Ley de Amnistía para favorecer la libertad de las autodefensas y reparar, aunque sea parcialmente, el enorme daño que se ha causado a estas personas que se quedaron en la indefensión frente al crimen organizado.

El PRI y su aliado el Partido Verde vetaron la posibilidad de una Ley de Amnistía. Los argumentos fueron pueriles: que se dejaba en libertad a quienes cometieron diversos crímenes, pero a quienes continúan delinquiendo en contra de la sociedad no los atrapan.

La tragedia de Hipólito Mora, como la de Mireles, como la del padre Goyo, como la de muchos personajes involucrados en esta historia, es también la demostración del fracaso del gobierno peñista en una entidad donde los índices de criminalidad han aumentado.

Twitter: @JenaroVillamil

Notas relacionadas:

DC

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *