Home Notas Restauran los murales de José Clemente Orozco en el Instituto Cultural Cabañas
Restauran los murales de José Clemente Orozco en el Instituto Cultural Cabañas

Restauran los murales de José Clemente Orozco en el Instituto Cultural Cabañas

0
  • Hay filtraciones y humedad en el techo, señala un especialista del INBA

 

Especialistas del Centro Nacional de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble (Cecropam), del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), comenzaron hace unos días los trabajos de conservación y restauración de los murales que José Clemente Orozco pintó en el Instituto Cultural Cabañas, la más extensa de las tres grandes obras realizadas por el artista en edificios públicos de Guadalajara, entre 1936 y 1939.

La inversión es de un millón 250 mil pesos, a cargo de la Secretaría de Cultura de Jalisco, y los trabajos abarcan los 40 grandes frescos alojados en la capilla mayor del recinto, incluido El hombre envuelto en llamas, que corona la cúpula principal.

La restauración se encomendó al Cecropam, debido a que esa obra muralística cuenta con una declaratoria de patrimonio nacional y aquél es el único organismo autorizado para intervenir obras con esas características.

Se informó que la conservación y restauración incluye la eliminación de las eyecciones de aves, limpieza de polvo y fumigación para eliminar algunos microorganismos encontrados en los murales.

Asimismo, la capilla mayor permanece abierta al público con algunas medidas precautorias, ya que los trabajos, que se estima durarán de cuatro a seis meses, se harán por secciones dada la magnitud de la obra.

Pese a lo anterior, en términos generales el acervo muralístico en Guadalajara, el segundo en importancia del país luego de la ciudad de México, que incluye obras de Orozco, David Alfaro Siqueiros y Gabriel Flores García, lleva al menos 20 años sin recibir los cuidados necesarios para su preservación, y su deterioro es patente.

La obra La gran legislación revolucionaria y abolición de la esclavitud, la última que terminó Orozco en 1949 antes de morir, luego de crear 5 mil metros cuadrados de murales pintados en Estados Unidos y México, es la peor conservada.

Está ubicada dentro del palacio de gobierno estatal, en el centro de Guadalajara, junto a la catedral y el edificio del Congreso, y fue pintada al fresco sobre la bóveda.

En los 240 metros cuadrados de techo del recinto que alguna vez fue salón de sesiones del Poder Legislativo se aprecian a simple vista filtraciones, cuarteaduras, salitre, desgaste completo de los colores junto a las varias ventilas por donde ingresan todo tipo de agentes nocivos.

Leer más en: La Jornada.

Notas relacionadas:

DC

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *