Home Notas Deficiente y desarticulada, la política de atención a los adultos mayores: Auditoría
Deficiente y desarticulada, la política de atención a los adultos mayores: Auditoría

Deficiente y desarticulada, la política de atención a los adultos mayores: Auditoría

0

Entre 2002 y 2014 la política pública de atención de los adultos mayores presentó fallas como descoordinación entre programas, no hubo mejoras en la vida de las personas y aumentó el número de pensionados; además, el apoyo que se les da está por debajo de la línea de bienestar mínimo y esto dificulta que se revierta su pobreza.

Así lo revelaron los resultados del análisis de la cuenta pública 2014 de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), que realizó una evaluación al Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores, integrado a la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), y en particular a la poli?tica de atencio?n a los ancianos, para determinar en que? medida contribuyo? a resolver el problema pu?blico en ese periodo.

La ASF determinó que faltó un diagno?stico integral en el que se definiera y cuantificara el problema, mientras que el diseño de las políticas tuvo deficiencias por la desarticulación entre las dependencias y entidades que las operan.

La dependencia resaltó que el proceso de envejecimiento demogra?fico de Me?xico es un feno?meno que se intensificara? en las pro?ximas de?cadas. En 2000, la proporcio?n de adultos mayores fue de alrededor de 7 por ciento de los mexicanos, se calcula que en 2020 sera? de 12.5 y en 2050, 28.

Precisó que este sector de la población enfrenta discriminacio?n y violencia, motivadas por una concepcio?n social prejuiciosa e indiferente. A ello se suman privaciones y limitaciones en el acceso a los satisfactores y servicios ba?sicos, a la presencia de enfermedades, sobre todo cro?nico degenerativas y discapacidades. Todo esto configura un escenario de vulnerabilidad biosicosocial que perpetu?a o extiende el estado de precariedad de este grupo.

Destacó que hay un problema generalizado entre las personas adultas mayores, “cuyo origen se explica por la falta sistema?tica de oportunidades para el desarrollo humano y la acumulacio?n de carencias sociales y econo?micas a lo largo de las trayectorias de vida.

A partir de estos elementos se identificaron tres vertientes del problema: la desvaloracio?n social del adulto mayor; las carencias y limitaciones para la atencio?n de sus satisfactores y servicios ba?sicos, y la falta de una poli?tica de planificacio?n para la vejez.

La ASF precisó que en 2002 entró en vigor la Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores, en la que el Estado se obligó a establecer una poli?tica nacional orientada a garantizar el pleno ejercicio de los derechos humanos, sociales y poli?ticos, así como una vida digna para ellos.

Refirió que la estructura institucional que se establecio? para dar cumplimiento a la legislación vigente presento? debilidades por la desarticulacio?n de las dependencias y entidades participantes, no se precisaron responsabilidades especi?ficas para atender a la poblacio?n adulta mayor.

En cuanto al presupuesto asignado a la poli?tica, e?ste se concentro? mayoritariamente en programas de cara?cter general, sin definir partidas ni identificar los recursos ejercidos en la atencio?n de esa poblacio?n.

Fuente: La Jornada.

Notas relacionadas:

DC

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *