Home Notas Salario de Adultos Mayores libre de ISR cuando sea menor a 15 Unidades de Medida: Justicia Fiscal
Salario de Adultos Mayores libre de ISR cuando sea menor a 15 Unidades de Medida: Justicia Fiscal

Salario de Adultos Mayores libre de ISR cuando sea menor a 15 Unidades de Medida: Justicia Fiscal

0
En un acto de estricta justicia fiscal, es urgente retribuir a millones de adultos mayores de 60 años, algo de lo mucho que aportaron y siguen aportando.
La fracción IV del artículo 31 de la Carta Magna, señala que es obligación de los mexicanos: “contribuir para los gastos públicos, así de la Federación, como de los Estados, de la Ciudad de México y del Municipio en que residan, de la manera proporcional y equitativa que dispongan las leyes”.
El objeto de esta iniciativa que el día de hoy pongo a su consideración, es adicionar la fracción XXX al artículo 93 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (ISR), para que el salario del contribuyente, cuyo monto diario no exceda 15 veces la Unidad de Medida y Actualización, cuando se trate de personas físicas mayores de 60 años que laboran, y no tengan pensión y dependan de un patrón, no sea objeto de gravamen.
Se toma como referencia a la Unidad de Medida y Actualización, ya que ésta es el equivalente al salario mínimo general vigente diario en todo el país. Esto, de conformidad con lo que establece el artículo segundo transitorio del Decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en materia de desindexación del salario mínimo, publicado en el Diario Oficial de la Federación el día 27 de enero de 2016.
Es un hecho innegable que se han deteriorado las condiciones de vida de millones de mexicanas y mexicanos, el desempleo y la pobreza aumentan día a día, y las desigualdades sociales se incrementan de manera alarmante.
Uno de los sectores poblacionales más vulnerable y que reciente con más fuerza el impacto de este adverso panorama socioeconómico es el de los adultos mayores, que no tienen pleno acceso ni disfrute de sus derechos humanos, lo que ocasiona un futuro incierto y lleno de carencias.
De los poco más de 31.6 millones de hogares del país, en 3 de cada 10 vive al menos una persona de 60 años y más, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares.
Datos del segundo trimestre de 2014 de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del INEGI, señalan que la tasa de participación económica de la población de 60 años y más fue de 33.7%. La mayoría labora por cuenta propia (50.5%). Una tercera parte de los adultos mayores económicamente activos (35.5%) es subordinada y remunerada, y la mitad de éstos no reciben prestaciones (49.2%), además, 3 de cada 4 adultos mayores (74.3%) se insertan en el mercado laboral informal, de éstos 1 de cada 3 gana entre 67.29 o 63.77 pesos diarios.
En materia de pensiones, una cuarta parte del total de adultos mayores del país cuenta con una pensión (26.1%), de acuerdo a la Encuesta Nacional de Empleo y Seguridad Social del INEGI. Los hombres cuentan con una mayor cobertura (35%) que en las mujeres (18.5%).
De los hogares donde hay al menos un adulto mayor, más de la mitad (54.8%) reciben una pensión por jubilaciones, pensiones e indemnizaciones por accidente de trabajo, despido y retiro voluntario; y 9.3% son beneficios provenientes de programas gubernamentales.
Por eso, compañeras y compañeros legisladores, el Estado mexicano debe asumir compromisos sociales abiertamente redistributivos.
Si ahora tenemos un déficit en la cobertura de servicios sociales básicos, en 40 años los mayores de 65 años, que representarán el 22 por ciento de la población total, no tendrá acceso a empleo, atención médica, pensiones, apoyos monetarios por riesgos ocupacionales, vivienda y guardería.
Cierto que actualmente se ofrecen apoyos a los adultos mayores por parte de los diversos niveles de gobierno, pero la realidad es que no es suficiente.
De hecho, en el país hay aproximadamente 10 millones de adultos mayores, y de ellos sólo 2 millones están jubilados.
La gran mayoría aún trabaja, no tienen una pensión digna, no perciben un sueldo decoroso y las condiciones laborales son precarias, aunado a que por motivos propios de la edad, son más vulnerables a enfermedades o accidentes, aun así deben cubrir el ISR sobre un ingreso muy inferior.
Las ineficiencias del Estado mexicano en materia de recaudación fiscal no se pueden suplir con medidas y disposiciones injustas para la gente más vulnerable económicamente.
Se tiene que repensar el papel y la responsabilidad del Estado en su tarea de promover el desarrollo económico y garantizar el bienestar de la gente, en especial de la gente más pobre y vulnerable.
*Posicionamiento para la Iniciativa con Proyecto de Decreto por el que se adiciona la Fracción XXX al Artículo 93 de la Ley del Impuesto sobre la Renta (ISR).

Notas relacionadas:

DC

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *