Home Análisis “JUSTICIA ELECTORAL ESPURIA”. Una columna del Senador Manuel Bartlett
“JUSTICIA ELECTORAL ESPURIA”. Una columna del Senador Manuel Bartlett

“JUSTICIA ELECTORAL ESPURIA”. Una columna del Senador Manuel Bartlett

0

El Senado designó, violando la Constitución y leyes, siete Magistrados para integrar la Sala Superior del Tribunal Electoral; los partidos del “Pacto” aseguran su control: PRI tres, PAN dos, PRD uno. Esta Sala es la máxima autoridad electoral: “resuelve definitiva e inatacable la elección de Presidente”, puede “atraer de oficio, cualquier asunto de las salas regionales” y resolverlo. ¿Cómo fue?: la Suprema Corte seleccionó siete ternas -veintun candidatos-; remitidas al Senado, turnadas a la Comisión de Justicia para dictaminarse, o sea, “investigar, consultar, analizar, debatir y resolver el asunto” para “cumplir adecuadamente las atribuciones y responsabilidades del Senado”.  Un dictamen es documento “donde se propone al Pleno una decisión”, en este caso, seleccionar de, entre los veintiuno, los siete mejores (artículos 113 y 182, Reglamento Senado). Los veintiun candidatos comparecieron ante la Comisión, que se limitó a declarar a todos “elegibles”, incumpliendo su responsabilidad constitucional de dictaminar, proponer al Pleno su decisión, seleccionar siete; remitió el expediente a la Junta de Coordinaciòn Polìtica (JUCOPO), que dio a conocer, mediante “Acuerdo”, la selección de los siete candidatos para votarse en el Pleno, violación constitucional. La JUCOPO no tiene facultades para dictaminar, ni siquiera se reunió para discutir y fundar tal selección. El Pleno votó por cédula -con los nombres seleccionados anotados, sin mayor dato- inconstitucionalmente un Acuerdo sin criterios justificadores de la selección de los siete magistrados, las fracciones votaron por consigna. Se violaron cada uno de los pasos del proceso, los nombramientos son inconstitucionales e inmorales.

Antes de una semana, los Coordinadores del PRI, PAN y PRD acuerdan Iniciativa para ampliar los periodos de cuatro de los magistrados: los de tres años suben a siete y los de seis a ocho, reformando el Transitorio Cuarto de la Ley Orgánica del Poder Judicial. La Comisión de Justicia sin sesionar, remite el “dictamen” ilegal al Pleno y, al presentarse, la Mesa informa que un nuevo “dictamen” -que nadie conoce- lo modifica. Tampoco sesionó la Comisión para este nuevo “dictamen” que cambia la entrada en vigor al día de su publicación, en lugar del día siguiente, e incluye un segundo transitorio para que vuelvan a “protestar” los siete magistrados. La operación se manejó a través de “actas” de sesiones inexistentes, “pasadas a firma”, con firmas equivocadas que tachan.  ¡Escandalo!: panistas y perredistas acusan desde la tribuna a sus coordinadores por “arreglarse” sin consultar a sus Grupos. Los argumentos legaloides de Gil Zuarth –panista- y Zamora –priista- fueron refutados por senadores de todas las fracciones, pero se impusieron.  La Prórroga de los mandatos de cuatro de los magistrados es ilegal, se reforma un artículo transitorio que, aplicado para los primeros nombramientos, dejó de existir, era transitorio; viola el principio de “improrrogabilidad” del artículo 99 constitucional, que prohíbe extender el nombramiento de magistrados de la Sala Superior;  viola atribuciones, la Suprema Corte propone ternas y, mediante dictamen, el Pleno del Senado elige los integrantes de la Sala, pero fue la JUCOPO –sin facultades- quien eligió a los siete, el Pleno simplemente formalizó. Si bien comentarios atribuyen esta barbaridad a inconformidades de panistas con la repartición, esta selección fraudulenta, para servir a intereses electorales de los partidos del Pacto, se prolonga hasta seis años.

La gravedad de este golpe constitucional vulnera la garantía jurisdiccional de las elecciones, a través del control de Sala Superior del Tribunal Electoral; ataca desde ahora el valor superior ciudadano de darse un gobierno libremente; proceso cínico, arreglo “mafioso” de partidos e instituciones. Pese a todo, hay esperanza, los ciudadanos, conscientes, recuperaran la Nación, lo han hecho; por lo pronto, la Cámara de Diputados, está obligada a rechazar esta reforma espuria… ¡veremos!

MANUEL BARTLETT DÍAZ

SENADOR DE LA REPÚBLICA

@ManuelBartlett

Notas relacionadas:

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *