Home Análisis Seguridad enajenada: crónica. Una columna del Senador Manuel Bartlett
Seguridad enajenada: crónica. Una columna del Senador Manuel Bartlett

Seguridad enajenada: crónica. Una columna del Senador Manuel Bartlett

0

Peña Nieto, Osorio Chong, Videgaray profundizan acuerdos inconstitucionales con Estado Unidos (EU), implicando sometimiento de México y expansionismo hacia Centroamérica, bajo el pretexto de la “seguridad regional”. Claudicación iniciada con la Iniciativa Mérida, suscrita por Calderón en 2007 mediante reuniones secretas, iniciando la militarización, la “guerra contra las drogas”, tragedia nacional, imposición por encima del Congreso mexicano. La versión continuista de Peña Nieto-Obama fue el “Diálogo Económico de Alto Nivel” (DEAN): encuentros anuales donde funcionarios y empresarios ajustaban la “integración” a los intereses de EU, mediante leyes, políticas públicas y acciones ejecutivas, ajenas a instituciones nacionales y ciudadanía. La Declaración Conjunta 2016 resumió avances, diseños de políticas: energía, fronteras, laborales, cooperación regulatoria, vincular actores “relevantes”, inicio de México como instrumento de penetración en Centroamérica, enajenando nuestra economía y soberanía.

Trump presidente amenaza a México: el muro, violenta expulsión de migrantes, ventajosa revisión del TLC. Violencia de Trump que Peña y Videgaray ignoran, condescendientes en lo más delicado de la relación, la Seguridad Nacional, incorporada al carro de la seguridad norteamericana (Homeland Security). El general Kelly, nombrado secretario de Seguridad Nacional, el 7 de febrero promovió ante su Congreso “el muro” como cuestión de seguridad region al, freno de la “inmigración ilegal, crimen trasnacional, tráfico de personas y terrorismo”. Videgaray corre a entrevistarlo para tratar el tema “seguridad nacional y económica”, en los términos difamatorios de Kelly. 23 de febrero: Kelly y Tillerson (Exxon-Mobil), secretario de Estado, son acogidos por Osorio y Videgaray. Tillerson advirtió: “la cooperación bilateral para restringir la migración irregular y en la seguridad de la frontera sur mexicana”… (con presencia militar norteamericana)… “todas las deportaciones serían de acuerdo con el sistema legal de justicia”, de EU. 24 de abril: los secretarios navales y de Defensa de ambos países celebraron en nuestra frontera sur la Conferencia de Seguridad para Centroamérica, bajo la presencia de los jefes de los Comandos Sur y Norte de EU. Objetivo: “mejorar y fomentar la cooperación bilateral y multilateral en materia de seguridad”, ampliándose la presencia territorial de Homeland Security. 18 de mayo: en Washington, reunión Videgaray-Osorio, Kelly-Tillerson. Osorio: “amplio espíritu de colaboración… combatir las redes criminales… en ambos lados de la frontera”, o sea, en México; Videgaray: “acciones contundentes de ambos países… la seguridad… parte de la negociación integral”, ¿y el muro y el TLC? 15 de junio: en la Base Militar del Comando Sur —Miami—, Conferencia de Alto Nivel sobre Seguridad y Economía para México y Centroamérica. México como anfitrión (sic), Videgaray flanqueado por Kelly-Tillerson, algunos Ejecutivos centroamericanos, empresarios y funcionarios del Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional y Banco Interamericano de Desarrollo. Temas: seguridad, control de fronteras, narcotráfico, economía e inversión privada. Tillerson: “buscamos impulsar la seguridad nacional estadounidense, garantizar nuestras fronteras y avanzar en nuestro interés económico”, ¡claro!; Pence, vicepresidente de EU: “aseguraremos de que nuestras fronteras estén cerradas para aquellos que busquen hacernos daño, que sean infranqueables para las drogas”. El pretexto original: “guerra contra el narco”, militarización como vehículo para los intereses económicos, que ahora participan, hasta Centroamérica. 5 de julio: Kelly, recibido por Peña, con pompa reservada a jefes de Estado, a “puerta cerrada” con Videgaray y Osorio, abordaron la “seguridad y combate al crimen organizado”. Kelly: “se acabaron los tiempos de la fronteras no vigiladas y de aplicación laxa en materia fronteriza”.

Acuerdos inconstitucionales convierten a México en policía migratoria de EU e instrumento de penetración para la “seguridad regional”, para “inversiones” en recursos naturales, territorios, infraestructura, con leyes y organismos transfronterizos, con presencia de Homeland Security, Comandos Norte y Sur, militarización. Se violan flagrantemente las facultades del Senado y eliminan todo escrutinio público. Urge un cambio.

MANUEL BARTLETT DÍAZ

SENADOR DE LA REPÚBLICA

@ManuelBartlett

Artículo de origen: El Universal.

Notas relacionadas:

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *